Nuevo blog: Cita Espiritual Diaria

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

CapturaEl 28 de octubre publiqué la primera entrada de un nuevo blog, Cita Espiritual Diaria. El suscriptor que introduzca su dirección en el formulario “Sigue el blog por correo electrónico” recibirá cada día una cita de contenido bien específicamente bíblico, bien espiritual o ético en general. Los sábados se publica un meme o una viñeta. Entrando en el blog se puede ver las publicadas hasta el momento. Sigue leyendo

Anuncios

El pan de cada día

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Job Adriaensz Berckheyde, El panadero (1681)El reino de los cielos es semejante a una mujer que tenía una panadería. Un día entró en su tienda un joven del barrio que ella sabía que estaba desempleado y apenas tenía recursos, y pidió una barra de pan. Cuando el hombre sacó de su bolsillo unas pocas monedas, la panadera le dijo:

–Déjalo; llévate la barra y vuelve mañana. Sigue leyendo

Aprendamos a distinguir a los verdaderos discípulos de los falsos

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Oleg Shurkus, San Pablo en el camino de DamascoAl final del tiempo habrá solamente dos bandos. ¿Cómo sabremos cuál será el bando correcto? La evidencia no estará marcada esencialmente por creencias o prácticas religiosas. Jesús profetizó que al final del tiempo habría tanta confusión religiosa que dijo: “Viene la hora, cuando el que os mate, pensará que rinde servicio a Dios” (Juan 16:2).

En otras palabras, la evidencia de que alguien no está con Dios es que persigue al que no piensa como él. Sin embargo eso no quiere decir que todo el que es perseguido está con Dios. Habría que esperar para ver qué hace el que fue perseguido cuando se acaba su persecución. Muchas veces sucede que los perseguidos se convierten en perseguidores cuando tienen el poder para hacerlo, evidenciando que a pesar que fueron víctimas de ese mal en el pasado, tampoco estuvieron con Dios. Sigue leyendo

No obres, ríndete

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

untitledEl amor siempre pone a nuestro orgullo contra las cuerdas. No surge naturalmente. Requiere que tomemos una decisión en contra de nosotros mismos para dar lugar a Jesús. El amor tiene que ver más con actitudes que con profesión. Nos pide que tomemos riesgos. Nos lleva a salir de la comodidad. Nos empuja a abrir nuestros grupos sociales de elite. Nos pide que aceptemos perdonar a aquel que nos hizo una herida que cargaremos toda nuestra vida. Nos imposibilita vengarnos de aquel que nos declaró una guerra sucia. Nos pide que nos neguemos a nosotros mismos. El amor no es hacer, sino que es rendirse para que él haga. Sigue leyendo

El idioma de la sonrisa

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Captura.JPGReírse juntos es compartir, e implica un alto grado de comunicación; por eso el humor une a las personas. Pero tengamos en cuenta que también las separa, pues está sometido a las convenciones culturales: lo que es gracioso en una sociedad puede no serlo en otra.

En cambio la sonrisa siempre une, porque es transcultural. Me encanta esta frase del poeta del siglo XVIII Víctor Ruiz Iriarte: «La sonrisa es el idioma universal de los hombres inteligentes.» Sigue leyendo

¿Despropósitos de Dios?

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

DE LA TOUR Job menospreciado por su mujer (1630s)Después de sufrir la catarata de desastres que le sobrevinieron, Job «se levantó, rasgó su manto y se rasuró la cabeza; luego, postrado en tierra, adoró y dijo:

Desnudo salí del vientre de mi madre
y desnudo volveré allá.
Jehová dio y Jehová quitó:
¡Bendito sea el nombre de Jehová!»

Y añade la Biblia: «En todo esto no pecó Job ni atribuyó a Dios despropósito alguno» (Job 1: 22). Sigue leyendo

El problema no son los manipuladores

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Nikolai Gue, Qué es la verdad. Cristo y Pilato (1890)Pilato estaba convencido de que Jesús era inocente. Pero también pensó que azotando a Jesús iba a satisfacer a los sacerdotes. ¡Qué error!

A los manipuladores nunca los satisfarás. Ellos siempre te exigirán más. Siempre te pedirán explicaciones. Si haces lo que se necesita, se quejarán porque no hiciste lo que te pidieron. Si hiciste lo que te pidieron, ellos sentirán que esa era tu obligación. No saben agradecer porque ellos piensan que son los únicos que hacen favores y cuando los hacen es para conseguir algo que les dará más poder sobre sus demandas. Son un cántaro sin fondo que nunca se podrá llenar a menos que dejen que Jesucristo los arregle. Sigue leyendo