El idioma de la sonrisa

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Captura.JPGReírse juntos es compartir, e implica un alto grado de comunicación; por eso el humor une a las personas. Pero tengamos en cuenta que también las separa, pues está sometido a las convenciones culturales: lo que es gracioso en una sociedad puede no serlo en otra.

En cambio la sonrisa siempre une, porque es transcultural. Me encanta esta frase del poeta del siglo XVIII Víctor Ruiz Iriarte: «La sonrisa es el idioma universal de los hombres inteligentes.» Sigue leyendo

¿Despropósitos de Dios?

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

DE LA TOUR Job menospreciado por su mujer (1630s)Después de sufrir la catarata de desastres que le sobrevinieron, Job «se levantó, rasgó su manto y se rasuró la cabeza; luego, postrado en tierra, adoró y dijo:

Desnudo salí del vientre de mi madre
y desnudo volveré allá.
Jehová dio y Jehová quitó:
¡Bendito sea el nombre de Jehová!»

Y añade la Biblia: «En todo esto no pecó Job ni atribuyó a Dios despropósito alguno» (Job 1: 22). Sigue leyendo

El problema no son los manipuladores

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Nikolai Gue, Qué es la verdad. Cristo y Pilato (1890)Pilato estaba convencido de que Jesús era inocente. Pero también pensó que azotando a Jesús iba a satisfacer a los sacerdotes. ¡Qué error!

A los manipuladores nunca los satisfarás. Ellos siempre te exigirán más. Siempre te pedirán explicaciones. Si haces lo que se necesita, se quejarán porque no hiciste lo que te pidieron. Si hiciste lo que te pidieron, ellos sentirán que esa era tu obligación. No saben agradecer porque ellos piensan que son los únicos que hacen favores y cuando los hacen es para conseguir algo que les dará más poder sobre sus demandas. Son un cántaro sin fondo que nunca se podrá llenar a menos que dejen que Jesucristo los arregle. Sigue leyendo

Tus palabras no son lo que más fuerte habla

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

R. W. Alley, amigosLa Biblia constantemente nos muestra que las acciones hablan más que las palabras. Cuando Adán y Eva pecaron no fue que le dijeron a Dios que no querían estar más con él. Simplemente tomaron del fruto prohibido y fue mediante esa acción que hablaron. Cuando Jesús estaba en Capernaum y unas personas bajaron a un paralítico a través de un boquete que abrieron en el techo, el relato dice: “Al ver Jesús la fe de ellos…”. Nuevamente la actitud de fe se dejó ver en acciones. Sigue leyendo

No a la manipulación, sí a la mansedumbre

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Caravaggio, La coronación de espinas (1603)A veces como cristianos nos confundimos y pensamos que dejar que nos manipulen es una evidencia de humildad. Nada está más lejos de la realidad que ese pensamiento. Dios nunca se dejó manipular ni nunca dejará que lo manipulen. Pero tú me puedes decir: “Jesús dejó que lo escupieran, que lo patearan y que le dieran puñetazos. ¿Acaso eso no es dejarse manipular?”. Jesús fue manso, eso es algo totalmente diferente a dejarse manipular. “Entonces ¿cuál es la diferencia?”. Sigue leyendo

Disfruta del proceso

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

j-kirk-richards-the-road-ahead-iv-2010Un jardinero fracasado no es el que no cosecha sino el que dejó de sembrar. Un futbolista fracasado no es el que no mete goles, sino el que dejó de jugar. Un joven fracasado no es el que se equivoca sino el que dejó de intentar. Un adulto fracasado no es el que no pudo cumplir sus sueños sino el que dejó de soñar. Un esposo fracasado no es aquel que no es amado sino aquel que piensa que ya no puede amar. Sigue leyendo

Descansa

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

ana-maorad-1976-dulces-suenosTodos nuestros fracasos están relacionados más con el hecho de haber hecho algo, y todas nuestras victorias han estado relacionadas con el hecho de haber dejado de hacer algo. La vida cristiana está más centrada en “el dejar de hacer” que en “el hacer”.

Lo que Dios nos pide es que descansemos de nosotros mismos. Que nos rindamos. Sigue leyendo