La oración como camino de conocimiento de Dios y del prójimo

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Arnolfo di Cambio, 'Mujer con sed' (1281)Posts anteriores:

Para terminar esta serie sobre la oración, compartiré algunas citas de diferentes autores sobre la oración. Sigue leyendo

Anuncios

La oración intercesora (II)

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Henry Ossawa Tanner, 'Los pobres agradecidos' (1894)Posts anteriores:

La oración y el Reino de Dios

La intervención de Dios en el mundo, es decir, el Reino de Dios, opera como una semilla (Mateo 13: 31-32) o como una pizca de levadura (Mateo 13: 33). Jesús podría haber sanado a todos los enfermos y resucitado a todos los muertos. Es más, mucho antes Dios podría haber solucionado el problema del pecado y el mal de un plumazo. Pero la Escritura nos enseña que su plan tiene una dinámica diferente, una dinámica del crecimiento, del camino con baches, caídas y retrocesos. Sigue leyendo

La oración de petición

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Paul Gauguin, 'Cristo en el Monte de los Olivos' (1889)Posts anteriores:

A la luz de la Biblia, el contenido básico de la oración cristiana consta de tres elementos: alabanza, agradecimiento y petición. El Padrenuestro en su versión más breve (Lucas 11: 2-4) contiene una alabanza y cinco peticiones. Sigue leyendo

El arte de orar

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Alberto Durero, 'Manos que oran' (c. 1508)Hemos visto que hay formas incorrectas de orar y que se puede orar sin querer. También existe un “arte de orar”. “Arte” no en el sentido de una técnica, unos procedimientos que hay que aprender, sino “arte” entendido como sabiduría (al modo en que Erich Fromm usa el término en su maravilloso libro El arte de amar). Algunas de sus características son las siguientes. Sigue leyendo

Oraciones que no son oraciones

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Jean-François Millet, 'El Ángelus' (1857-1859)Orar es consustancial al hecho de ser cristiano. Para el creyente no hay nada más necesario que orar. «Es posible ser creyente sin adscribirse a una confesión religiosa. Es posible aceptar la escala de valores de una religión sin cumplir sus ritos. Pero no es posible tener una vida espiritual auténtica sin orar. […] Si la religión es relación, la oración es la vivencia que concreta esa relación» (Roberto Badenas, Encuentros, Safeliz: Madrid, 1991, p. 106). Sigue leyendo