Cómo mantenerse frío en reuniones calientes

Hay maneras correctas e incorrectas de afrontar las fricciones en los consejos de iglesia.

Por Robin Erwin
jonasberea.wordpress.com

reunionesÉsta es la traducción de un artículo publicado en la ‘Adventist Review’ el 8 de marzo de 2012. Destaco sobre él tres aspectos:

  1. Contribuye a aclarar el concepto de “política”, a veces tan mal entendido en nuestro medio: la política, “en un sentido amplio, son todos los mecanismos de funcionamiento y normas de que se dota una institución” (ver Política eclesiástica), y por tanto es inevitable en la iglesia, y no es pecaminosa. En cambio hay ocasiones en las que, con la excusa de evitar esa necesaria política, se incurre en el politiqueo.
  2. Los consejos del hermano Erwin son útiles no sólo para las juntas y consejos, sino también para cualquier reunión eclesial, desde una clase de escuela sabática hasta una asamblea local o de iglesias.
  3. El ejemplo de Jim Jones (quien incitó al suicidio de 913 personas en Guyana en 1978) me parece inapropiado, pues el autor daría a entender que sólo organizaciones tan extremistas como aquella tienen la tendencia a convertirse en sociedades cerradas; cuando lo cierto es que, como iglesia, podemos vernos tentados a consolidar otro tipo de mecanismos organizativos que nos inhabiliten como sociedad abierta. No es cierto, como dice Erwin, que los grupos religiosos con “una autoridad poderosa, central y controladora que simplemente no tolera el desacuerdo […] normalmente no aguantan la prueba del tiempo”. Ahí tenemos a la Iglesia Católica Romana para desmentirlo. El peligro de la Iglesia Adventista no es el de evolucionar hacia un modelo como el de Jones, pero sí el de adoptar algunos esquemas autoritarios como los del catolicismo. (Jonás Berea, marzo de 2012)

Sigue leyendo

Anuncios