Quítate la armadura

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Miguel Ángel, ‘David_ (1501-1504), detalleCuando David decidió enfrentar al gigante Goliat, Saúl, con buenas intenciones, le prestó su armadura. Sin embargo David, al sentirse incómodo con ella, desechó el amable ofrecimiento. David debía salir a la guerra como David, no como Saúl. Los métodos que le habían dado victoria a Saúl no necesariamente se la darían a David, porque cuando estamos en las batallas de Dios lo que asegura la victoria no es el método, sino la confianza y la sumisión al Dios todopoderoso. Sigue leyendo

Anuncios

Diferencias entre un fanático y un discípulo

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Mark Jenkins, 'Kicked painting series #5' (2012)El fanático es fiel a una causa, el discípulo es fiel a una Persona.

El fanático puede ser un mártir movido por el odio a sus oponentes, el discípulo da la vida por amor a los demás.

Al fanático le encanta hablar de la doctrina correcta, el discípulo no habla tanto y sigue el ejemplo de Jesús.

Al fanático le gusta entregarse a una parte del mensaje, el discípulo vive en la plenitud del Espíritu.

El fanático se jacta de entender aquello que los otros, según su criterio, no entienden. El discípulo es consciente de que todavía tiene mucho que aprender.

El fanático quiere destruir la organización, el discípulo busca una reforma para que la organización sea más efectiva en la misión.

El fanático no quiere dar el diezmo por causa de los dirigentes, el discípulo no puede dejar de darlo por causa de su gratitud a Dios.

El fanático trata de controlar y manipular a la gente, el discípulo respeta y sabe que al evangelio solamente se lo transmite por contagio.

El fanático se siente ofendido por la persecución, el discípulo sabe que es la confirmación de su ministerio.

El fanático confunde la misión con intentar convencer a alguien de que está equivocado, pero no puede ganar a nadie para Cristo; al discípulo le interesa transmitir un profundo amor por Jesús.

El fanático define la verdadera adoración por el estilo de culto correcto, el discípulo la define por la actitud correcta: un espíritu humilde que es el don de aquel que confesó su orgullo.

El fanático puede ser conservador o liberal, el discípulo solamente puede ser leal y fiel a Jesucristo.

(Tomado de Facebook, 2 de agosto de 2016.)

[Imagen: Mark Jenkins, ‘Kicked painting series #5’ (2012).]

Adoremos a un Dios con mayúscula

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

College HeightsLa adoración a ídolos está condicionada por los ídolos en sí. Ellos son la creación del hombre. Son el resultado del mejor arte humano con el fin de visualizar algo que no existe. Terminan siendo una manifestación inconsciente del profundo deseo del hombre de manipular a Dios y hacerlo a su propia imagen. Como los ídolos son estatuas inertes que no sienten, el culto que se les rinde intenta disimular esa realidad poniendo lo que siente el adorador en el centro. Todo lo que hace sentir incómodo al que adora, sean mensajes, música o formas, es considerado contraproducente, ya que lo correcto o incorrecto está determinado por lo que sienten los adoradores y por sus costumbres preferidas. Como los ídolos tampoco pueden ver, lo que el adorador ve pasa a ser central y debido a esto el realce visual tanto a través del ritual como a través de la tecnología se usa con el fin de llenar ese vacío.  Sigue leyendo

Dos corrientes religiosas

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Isaac Asknaziy (1856-1902), Jesús y la mujer adúlteraUna de las causas principales por la cual la religión de Cristo se diluye se debe al hecho de negar nuestra miserable pecaminosidad. La negación de esta realidad lleva a los cristianos a enquistarse en dos corrientes: la moralista y la permisiva.

La moralista sostiene que si nos proponemos ser fieles a Dios podemos hacerlo pidiendo su ayuda pero sin necesidad de “depender” de él. Sigue leyendo

La tormenta no pone fundamentos, los prueba

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

house-built-on-sand2La tormenta no pone fundamentos, los prueba. En la parábola del hombre insensato y el prudente encontramos que la construcción de la casa se hizo antes de la tormenta. Uno construyó basándose en el clima que tenía en el presente, el otro construyó basándose en el clima que vendría en el futuro. El que construyó basándose en el clima del futuro tuvo que sacrificarse un poco más en el presente, renunciar a cosas que en sí eran buenas, pero que por el esfuerzo y el tiempo que requerían construir sobre una base más sólida, no le permitían disfrutar de algunos beneficios que disfrutaban aquellos que eligieron construir en la arena.  Sigue leyendo

Entretenidos en la iglesia

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

The Backwater Gospel 1Las iglesias no pueden ser centros de entretenimiento espiritual, deben ser lugares donde se levanta la Palabra. Cuando los programas, la música, la tecnología o incluso el orador son el centro, entonces podemos haber cedido a la cultura del entretenimiento dejando de lado la cultura del evangelio. Si es que necesitamos entretenimiento para que la gente venga a la iglesia es porque no estamos predicando a la Palabra.  Sigue leyendo

En el mundo de los políticos…

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

EdmondsonEn el mundo de los políticos [en la iglesia] es muy difícil aceptar el surgimiento de una persona sincera. Cuando eso sucede, los políticos, que han llegado a ser justamente eso por no creer que se puede ser un verdadero cristiano, se propondrán demostrar que el verdadero cristiano no lo es, y lo tratarán de acusar de una y mil maneras porque ellos no pueden creer que alguien así realmente exista.

Los políticos no tienen un problema con la fidelidad. Tienen un problema con definir el objeto de su fidelidad. Ellos son fieles, pero son fieles a una causa, a una institución, a un grupo o a un credo que de alguna manera ha llegado a ser la razón por la cual se definen a sí mismos. Esa fidelidad les permite manipular, usar a las personas como medios, hacer del uso de la fuerza su principal herramienta a la hora de encontrar a alguien que no trabaja como ellos piensan que se deben hacer las cosas.

En el mundo de los políticos no se cree que se puede ser fiel a una persona, y menos cuando esa persona es Jesucristo. Eso implicaría hacer las cosas como él dijo que debieran hacerse, dejando los resultados en las manos de Dios creyendo que él tiene el poder para cuidar de su iglesia.

En el mundo de los políticos todos juegan a ser sinceros; sin embargo en el mundo de los verdaderos discípulos de Cristo todos reconocen que tienen un corazón político. Es allí donde radica la diferencia. Es por eso que no haríamos bien en pensar en otra persona cuando leemos esto, porque si así fuera, posiblemente esa sea la evidencia de que seguimos inmersos en el mundo de la política creyendo que somos sinceros.

Lo mejor sería confesar nuestra incredulidad a Jesús y decirle que nos dé la fe para creer que se puede ser fiel a él más que a una causa. Cuando eso suceda, nos uniremos en nuestro peregrinaje a muchos políticos como nosotros que comenzaron a ser sinceros por el simple hecho de confesar a Jesús su politiquería.

Que Dios nos salve de nosotros mismos.

(Tomado de Facebook, 22 de febrero de 2016.)

[Imagen: William Edmonson, ‘Predicador’ (1935).]