Un medio necesario

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

highnoon2“En la profesa iglesia de Cristo hay hipócritas”. Totalmente de acuerdo. Sin embargo también hay muchos sinceros. ¿Quién determina quién es sincero y quién no lo es? No eres ni tú ni soy yo, sino los principios de la Palabra de Dios. Las instituciones eclesiásticas cobijan a aquellos que son sinceros y a aquellos que no lo son. Esa es una realidad histórica de nuestro mundo imperfecto. Esto también fue una realidad en el círculo íntimo de Jesús. Sigue leyendo

Anuncios

Amigos

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Encarna Pardo, La amistad (2013)En una organización hay tres tipos de amigos: los institucionales, los convenientes y los amigos que son discípulos.

Los amigos institucionales son cómplices. Ellos solamente son amigos de aquellos que piensan como ellos y que son útiles para la concreción de sus objetivos egoístas. Este tipo de personas aplican la ley rígidamente en contra de los pecados de aquellos que sienten que son un obstáculo para sus ambiciones y usan la gracia para ocultar los pecados de aquellos que los apoyan servilmente. Como no les interesan los cambios, siempre están buscando encontrar un defecto en aquellos que tienen un mensaje profético. Sigue leyendo

¿Siguiendo a Dios o a la cultura?

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Kostya Smolyaninov, Teografía de la calle (2006-2013) 1Siempre que Dios actúa en la vida del ser humano lo hace por medio del vehículo cultural. Jesús nació dentro del pueblo judío y comenzó una revolución contracultural en el judaísmo. Dios se encarnó para vivir entre nosotros y ser parte de nosotros. Desde allí nos tomó y mostró que todos sus discípulos debemos comenzar una revolución contracultural abrazando los principios de su reino. Sigue leyendo

Unidad, conciencia y movimiento

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

bring-the-people-to-churchEn la iglesia no podemos preservar la unidad a toda costa. Lo que debemos preservar a toda costa es la fidelidad a nuestras conciencias. No se logrará unidad por el hecho de permanecer juntos, sino por el hecho de estar todos unidos sobre los mismos principios.

Cuando vemos a la iglesia como una institución fría, vemos la división como una amenaza. Eso se debe a que se traduce en menos recursos. Al tener menos recursos estaríamos obligados a hacer un cambio en la estructura que por tantos años hemos construido y que al mismo tiempo nos hace sentir tan cómodos. Sigue leyendo

Aprendamos a distinguir a los verdaderos discípulos de los falsos

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Oleg Shurkus, San Pablo en el camino de DamascoAl final del tiempo habrá solamente dos bandos. ¿Cómo sabremos cuál será el bando correcto? La evidencia no estará marcada esencialmente por creencias o prácticas religiosas. Jesús profetizó que al final del tiempo habría tanta confusión religiosa que dijo: “Viene la hora, cuando el que os mate, pensará que rinde servicio a Dios” (Juan 16:2).

En otras palabras, la evidencia de que alguien no está con Dios es que persigue al que no piensa como él. Sin embargo eso no quiere decir que todo el que es perseguido está con Dios. Habría que esperar para ver qué hace el que fue perseguido cuando se acaba su persecución. Muchas veces sucede que los perseguidos se convierten en perseguidores cuando tienen el poder para hacerlo, evidenciando que a pesar que fueron víctimas de ese mal en el pasado, tampoco estuvieron con Dios. Sigue leyendo

El legalismo según Pablo

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Moore.jpgLa Guía de Estudio de la Biblia, o librito de la Escuela Sabática, nos propone para el trimestre julio-septiembre de 2017 profundizar en la epístola a los Gálatas. Además de algunas obras de consulta accesibles en línea, como el Comentario Bíblico Adventista del Séptimo Día, considero recomendable un interesante libro sobre esta carta de Pablo: Evangelio versus legalismo. Cómo enfrentar la influencia insidiosa del legalismo, de Marvin Moore (Buenos Aires, ACES, 1998). Sigue leyendo