El porqué por sobre el qué

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Gerrit van HONTHORST Jesús ante el sumo sacerdote (c. 1617)Uno de los grandes desafíos en la vida cristiana práctica es determinar lo que es correcto o incorrecto para cada circunstancia. Muchas veces el hecho de querer determinar esto corporativamente enciende la mecha de acaloradas discusiones que incluso pueden llevar hasta la división y separación.

Durante los últimos tiempos y décadas he visto una tendencia conductista en estas discusiones al estar centradas en el qué o el cómo. Cuando eso sucede sin darnos cuenta vamos sutilmente quedando sin propósito. De acuerdo a lo que leo en la Biblia noto que aunque Dios considera importante el qué, le da mucha más relevancia al porqué. Sigue leyendo

Anuncios

¿Ha llegado el momento de cerrar nuestras iglesias? Quizá

Por Shawn Brace
https://jonasberea.wordpress.com/

Grave-ChurchEl estado en el que vivo está siendo asolado por una crisis que mata a jóvenes y mayores. ¿Cómo podemos pretender ministrar en nombre de Cristo e ignorar esto?

La otra noche finalmente tuve la oportunidad de hacer algo que hacía tiempo que quería realizar: asistir a una sesión de la corporación municipal en mi ciudad natal de Bangor (Maine [Estados Unidos]). Sigue leyendo

Cuestiones éticas en la administración de la iglesia

Por Juan Prestol-Puesán
https://jonasberea.wordpress.com/

150709SherwinJUAN_PRESTOL_for_webTraducción de algunos extractos de la entrevista de Mark A. Kellner a Juan Prestol-Puesán publicada en la Adventist Review. El pastor Prestol-Puesán fue tesorero adjunto de la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo Día desde 2007 hasta 2015, fecha desde la que ejerce como tesorero.

«Nadie está exento de cometer el pecado de no ser ético. Siempre deberíamos estar atentos a las señales de advertencia.» Sigue leyendo

¿Las buenas obras no sirven para nada?

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Isabel Guerra, En mi pequeñez pone sus ojos (1991)Si tu relación con Cristo no produjo ningún deseo de mejorar, de reflejar su imagen, de vivir para su gloria y de compartir la salvación con otros, tu relación no es con Jesús, es contigo mismo. Si bien las obras no aportan nada a nuestra salvación, son el resultado de la verdadera fe. Lo que el Espíritu hace en nosotros se contamina por nuestra propia pecaminosidad, pero no quiere decir que el Espíritu no lo utilice, aunque imperfecto, para dar gloria a Jesús. Sigue leyendo