No somos salvos por la obra del Espíritu en nosotros, sino por la obra de Jesús por nosotros

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Lucas Cranach el Viejo, 'Cristo y la adúltera' (1532)Cuando se presenta el mensaje de la salvación al ser humano, este tiene dos alternativas: aceptarlo o rechazarlo. A los que lo rechazan, Dios en su justicia no les da aquello que no quieren recibir, no porque Dios no quiera, sino porque ellos se resisten. Sin embargo los que aceptan entrar en la salvación también tienen dos alternativas: creer que lo que hizo Jesús hace dos mil años es suficiente para tener la salvación o pedirle a ayuda a Dios para que por medio de “su poder” lleguemos a ser “buenos” y así recibir la salvación. Esta última opción es una sutil manera de intentar salvarnos por obras que saca del medio a la fe. Es la filosofía que está más enquistada en la mente de los cristianos y que, inconscientemente, nos lleva a alejarnos del Autor de la salvación. Sigue leyendo

Anuncios

No somos salvos por lo que Cristo hace en nosotros

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

J. Kirk Richards, The last supper (2000)Nosotros somos pecadores. ¿Qué quiere decir eso? Que hay algo dentro de nosotros que es contrario a Dios desde que nacemos. Eso hace que nuestra tendencia natural sea alejarse de Dios y de aquellas cosas que vienen de él. La única manera de contrarrestar esta situación es que, por medio de una decisión voluntaria, decidamos no resistirnos a la influencia del Espíritu Santo que Dios nos dio en virtud de la obra de Jesucristo. Sigue leyendo

Ismael versus Isaac

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Jan Victors, 'La expulsión de Agar' (1650)¿Qué fue lo que dio Dios a Israel en el Sinaí? Todo conocedor de la Biblia responderá: “La ley”. Es verdad, pero la ley no fue dada sola, sino que en el Sinaí también fue dado el santuario y es en él que encontramos la mayor revelación dada en ese lugar.

Cuando Dios da la ley la da con una manifestación monumental de su poder y santidad. Truenos, relámpagos, sonido de trompeta, humo, tinieblas y fuego. Sigue leyendo

Influencia

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Pablo, apóstol de CristoEn una batalla contra la herejía generalmente hay una lucha de poder e influencia. Pablo, haciendo referencia a los judaizantes, lo señala claramente en Gálatas 4: 17: “Se interesan por vosotros, pero no para vuestro bien, sino que quieren apartaros de nosotros para que vosotros os intereséis por ellos.” Sigue leyendo

¿Estilo de vida o evangelio?

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

bigthink.comLa diferencia entre Pablo y los judaizantes no estaba basada en los elementos que presentaban en la predicación. Ambos hablaban de Dios, la fe, la ley, la circuncisión y la salvación. La diferencia estaba en cómo ellos presentaban la relación entre estos elementos. Pablo ponía a la fe como el elemento esencial para la salvación y los judaizantes ponían a la circuncisión como el elemento principal. Sigue leyendo

No es suficiente creer que Jesús fue el Mesías

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

giovan battista beinaschi (1636-1688), san pabloLos enemigos de Pablo eran cristianos [Gálatas 1: 6-9]. En otras palabras, habían aceptado a Jesús como el Mesías. Sin embargo, a pesar de que aceptaban la dimensión sobrenatural de Jesús y decían ser sus seguidores, no habían sido enseñados por él acerca de lo que significaba la obra de su vida, su muerte y resurrección. Ellos señalaban que Pablo estaba en apostasía y Pablo argumentaba que ellos eran los que lo estaban.

Si hubieras vivido en esa época y no conocieras a Pablo como lo conoces hoy ¿a quién hubieras creído? Sigue leyendo

¿Cómplices?

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Georges de la Tour, 'El tahúr del as de diamantes' (c. 1635), detalle“El que diga al malo: ‘Eres justo’, los pueblos lo maldecirán, y lo detestarán las naciones; pero quien lo reprenda, será agradable, y sobre él vendrá bendición” (Proverbios 24: 24, 25).

Una de las grandes calamidades para una institución religiosa o secular es la “complicidad”. Los cómplices no son amigos, son simplemente cómplices. Los cómplices juzgan a los de fuera de su entorno con dureza y a los de su entorno les dan toda la gracia que les quitaron a los otros. La complicidad está motivada por la conveniencia personal y puede desaparecer justamente en el momento en que la misma está amenazada. Sigue leyendo