El final del conocimiento

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Espejo romano (c. siglos I-II d.C.)Primera de Corintios 13 es conocido, con toda justicia, como el capítulo del amor. La palabra “amor” (agape en griego) se repite nueve veces. En un plano secundario, pero estrechamente vinculado al tema del amor, en este pasaje Pablo desarrolla el tema del conocimiento, en especial en los versículos 8-12. Sigue leyendo

Anuncios

El ‘Magníficat’ de María

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Eisbacher Corby, ‘Saltar de alegría - María y Elizabeth_ (c. 2011)En un artículo anterior escribí sobre la figura de María, la madre de Jesús.

Cuando María visitó a su prima Elisabet quien, como ella, estaba embarazada, Elisabet la bendijo (Lucas 1: 39-45). María respondió con el siguiente salmo (vv. 45-55):

«Engrandece mi alma al Señor
y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador,
porque ha mirado la bajeza de su sierva,
pues desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones,
porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso. Sigue leyendo

María

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Henry Ossawa Tanner, Christ and His Mother Studying the Scriptures (1910)María, la madre de Jesús, es un personaje bíblico entrañable. La Escritura habla poco de ella. La Biblia traza una teología sobre solo unos pocos seres humanos; por ejemplo, Adán, en la medida en que Cristo es el segundo Adán. Hay personajes del Antiguo Testamento que son antitipo de otros del Nuevo (por ejemplo, Elías de Juan el Bautista). Sobre María, más que una teología bíblica, hay simplemente narraciones.

Quizá no es correcto decir “simplemente”. La Biblia ante todo es historia, son historias de seres humanos en su relación con Dios, un Dios que se hace historia en la figura de Jesús. Sigue leyendo

¿Qué le diría Juan a Herodes?

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Francesco Solimena, San Juan Bautista (1725-1730)Herodes Antipas era hijo de Herodes el Grande. Tras la muerte de su padre, gobernó como tetrarca de Galilea y Perea al servicio de Roma entre los años 4 a. C. y 39 d. C. Repudió a su esposa Fasaelis, hija del rey de los nabateos, para tomar en matrimonio a Herodías, a pesar de que ella todavía estaba casada con Felipe, hermanastro de Herodes. Juan el Bautista le recriminó esta conducta adúltera, por lo que Herodes lo encarceló (Mateo 14: 1-4).

La imagen que uno se hace de Juan es la de un profeta lleno de fervor, incluso de ira, que brama contra los pecados del pueblo. Sigue leyendo

¿No hay ningún problema en ser rico? (II)

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

En el post anterior traté sobre los peligros de ser rico y sobre la preferencia de Dios por los pobres.

¿Se salva uno por ser pobre?

MURILLO Vendedores de fruta (1670-75)¿Quiere todo lo anteriormente expuesto decir que los pobres son salvos por serlo, o que moralmente los pobres son superiores a los ricos? No; la Biblia puede ser categórica en muchas de sus afirmaciones, pero normalmente exige una visión completa y compleja de cada tema (ver Paradojas bíblicas).

En la Escritura hay una reivindicación sistemática de los pobres, pero no una idealización de los mismos. Éxodo 23: 3 advierte a los jueces que no sean parciales con el pobre en sus demandas legales, es decir, que al igual que no se puede tratar con favoritismo al rico, tampoco se debe dar la razón al pobre por el simple hecho de que lo sea. Sigue leyendo

¿No hay ningún problema en ser rico? (I)

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Rembrandt, La parábola del rico insensato (1627)Al hablar de la gestión de los recursos desde un punto de vista bíblico, se suele afirmar que la riqueza en sí no es ningún problema, que el problema está en amar el dinero (como advierte Pablo en 1 Timoteo 6: 10). ¿Pero qué dijo Jesús sobre los ricos y las riquezas?

¿Se condena uno por ser rico?

Algunas de las palabras de Jesús sobre el tema fueron: “De cierto os digo que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Otra vez os digo que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios” (Mateo 19: 23-24). Sigue leyendo