Paradojas bíblicas (II)

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

En la primera parte de este artGERRIT DOU Reading the Bible (c 1645)ículo intenté aproximarme a las paradójas bíblicas. A continuación ofrezco algunas ideas más sobre el tema.

1. La teología cristiana siempre ha basculado entre los enfoques místico-espiritualistas y los social-liberacionistas. Parece que nos cuesta conjugar la verdad de que lo fundamental es entregarse a Dios con la verdad de que lo fundamental es amar al prójimo. Solo en el encuentro entre el eje vertical (relación con Dios) y el eje horizontal (relación con el prójimo) está el auténtico cristianismo. Pero solemos olvidarnos de uno de los dos ejes… Y –otra paradoja– si se pierde un eje se pierden los dos. Sigue leyendo

Anuncios

Paradojas bíblicas (I)

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Marco Melgrati, Salir del laberintoGran parte de las desviaciones que se han dado en el pensamiento cristiano a lo largo de la historia se deben a no haber entendido la naturaleza paradójica del mensaje bíblico. El Diccionario de la Real Academia Española define “paradoja” como “hecho o expresión aparentemente contrarios a la lógica”. La lógica humana tiende al dualismo y la polarización: “O esto, o su contrario”. La lógica bíblica, en cambio, aunque no es contradictoria presenta numerosas paradojas. Sigue leyendo

Amigos

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Encarna Pardo, La amistad (2013)En una organización hay tres tipos de amigos: los institucionales, los convenientes y los amigos que son discípulos.

Los amigos institucionales son cómplices. Ellos solamente son amigos de aquellos que piensan como ellos y que son útiles para la concreción de sus objetivos egoístas. Este tipo de personas aplican la ley rígidamente en contra de los pecados de aquellos que sienten que son un obstáculo para sus ambiciones y usan la gracia para ocultar los pecados de aquellos que los apoyan servilmente. Como no les interesan los cambios, siempre están buscando encontrar un defecto en aquellos que tienen un mensaje profético. Sigue leyendo

Los pobres necesarios

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Fernand Pelez, Sin techo (1883)El conde de Campomanes fue uno de los políticos más importantes del reinado de Carlos III de España, representativo del despotismo ilustrado. Este sistema político consistió en la aplicación de reformas que mejoraran la situación del reino, si bien manteniendo intacta la estructura absolutista del poder y la organización estamental de la sociedad. Es conocido el lema del despotismo ilustrado: “Todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Sigue leyendo

Nuevo blog: Cita Espiritual Diaria

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

CapturaEl 28 de octubre publiqué la primera entrada de un nuevo blog, Cita Espiritual Diaria. El suscriptor que introduzca su dirección en el formulario “Sigue el blog por correo electrónico” recibirá cada día una cita de contenido bien específicamente bíblico, bien espiritual o ético en general. Los sábados se publica un meme o una viñeta. Entrando en el blog se puede ver las publicadas hasta el momento. Sigue leyendo

¿Te gusta la poesía?

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

davidUna librería céntrica de la ciudad en la que vivía hace años colocaba unos estantes con libros de oferta fuera de la tienda. A quien se detenía a mirarlos se le solía acercar un hombre de aspecto bohemio y voz musical, y le preguntaba: “¿Te gusta la poesía?”. A mí me asaltó en varias ocasiones, y me provocaba un dilema: no podía decir que no, pues me encanta la poesía; pero sabía que si decía que sí, el hombre aprovecharía para, como siempre hacía, tratar de venderme un librito de poemas escrito por él. Sigue leyendo

El pan de cada día

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Job Adriaensz Berckheyde, El panadero (1681)El reino de los cielos es semejante a una mujer que tenía una panadería. Un día entró en su tienda un joven del barrio que ella sabía que estaba desempleado y apenas tenía recursos, y pidió una barra de pan. Cuando el hombre sacó de su bolsillo unas pocas monedas, la panadera le dijo:

–Déjalo; llévate la barra y vuelve mañana. Sigue leyendo