El final del conocimiento

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Espejo romano (c. siglos I-II d.C.)Primera de Corintios 13 es conocido, con toda justicia, como el capítulo del amor. La palabra “amor” (agape en griego) se repite nueve veces. En un plano secundario, pero estrechamente vinculado al tema del amor, en este pasaje Pablo desarrolla el tema del conocimiento, en especial en los versículos 8-12. Sigue leyendo

Anuncios

El ‘Magníficat’ de María

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Eisbacher Corby, ‘Saltar de alegría - María y Elizabeth_ (c. 2011)En un artículo anterior escribí sobre la figura de María, la madre de Jesús.

Cuando María visitó a su prima Elisabet quien, como ella, estaba embarazada, Elisabet la bendijo (Lucas 1: 39-45). María respondió con el siguiente salmo (vv. 45-55):

«Engrandece mi alma al Señor
y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador,
porque ha mirado la bajeza de su sierva,
pues desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones,
porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso. Sigue leyendo

Deberíamos ser dogmáticos, pero con lo más importante

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Amy June Bates 4Hay personas que tienen valores que están de acuerdo con los principios de la Biblia pero que tienen creencias equivocadas con respecto a ella. Por ejemplo: ellos son fieles, intentan ser honestos, son compasivos y son respetuosos a pesar de no guardar el día correcto, de no comer la comida correcta o a pesar de no ver una necesidad vital en el hecho de congregarse en un templo todas las semanas. Sigue leyendo

María

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Henry Ossawa Tanner, Christ and His Mother Studying the Scriptures (1910)María, la madre de Jesús, es un personaje bíblico entrañable. La Escritura habla poco de ella. La Biblia traza una teología sobre solo unos pocos seres humanos; por ejemplo, Adán, en la medida en que Cristo es el segundo Adán. Hay personajes del Antiguo Testamento que son antitipo de otros del Nuevo (por ejemplo, Elías de Juan el Bautista). Sobre María, más que una teología bíblica, hay simplemente narraciones.

Quizá no es correcto decir “simplemente”. La Biblia ante todo es historia, son historias de seres humanos en su relación con Dios, un Dios que se hace historia en la figura de Jesús. Sigue leyendo

Tres maneras de interpretar la Biblia

Por Joel Barrios
https://jonasberea.wordpress.com/

Biblia (www.etsy.com)Hay tres maneras de interpretar la Biblia: a) la liberal, b) la verbalista y c) la adventista plenaria. Voy a tratar de presentar un resumen de las tres.

La liberal: se fundamenta en el dualismo griego que sostiene que Dios no puede interactuar con el ser humano de una manera racional. Sigue leyendo

Paradojas bíblicas (II)

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

En la primera parte de este artGERRIT DOU Reading the Bible (c 1645)ículo intenté aproximarme a las paradójas bíblicas. A continuación ofrezco algunas ideas más sobre el tema.

1. La teología cristiana siempre ha basculado entre los enfoques místico-espiritualistas y los social-liberacionistas. Parece que nos cuesta conjugar la verdad de que lo fundamental es entregarse a Dios con la verdad de que lo fundamental es amar al prójimo. Solo en el encuentro entre el eje vertical (relación con Dios) y el eje horizontal (relación con el prójimo) está el auténtico cristianismo. Pero solemos olvidarnos de uno de los dos ejes… Y –otra paradoja– si se pierde un eje se pierden los dos. Sigue leyendo

Paradojas bíblicas (I)

Por Jonás Berea (jonasberea@gmail.com)
https://jonasberea.wordpress.com/

Marco Melgrati, Salir del laberintoGran parte de las desviaciones que se han dado en el pensamiento cristiano a lo largo de la historia se deben a no haber entendido la naturaleza paradójica del mensaje bíblico. El Diccionario de la Real Academia Española define “paradoja” como “hecho o expresión aparentemente contrarios a la lógica”. La lógica humana tiende al dualismo y la polarización: “O esto, o su contrario”. La lógica bíblica, en cambio, aunque no es contradictoria presenta numerosas paradojas. Sigue leyendo